Paseando por Estocolmo

4B0A0001
Los viajeros no siempre elegimos la mejor opción para llegar a nuestro destino. La mayoría de las veces es por una cuestión de dinero y terminamos haciendo dos o tres interminables escalas ya que el ahorro se vuelve muy grande.

En nuestro caso la llegada a Estocolmo se vio dilatada por una escala en USA, ya que (otro gran vicio de los viajeros) si bien el precio era favorable, lo que realmente nos terminó de convencer fue que con las millas sumadas logramos un viaje gratis para el 2015.
Así que luego de unas extenuantes 22 horas y tras un ratito en el ultra-cómodo Arlanda Express, nuestros piececitos se posaron en las hermosas calles de Estocolmo.
Por suerte el hotel estaba a dos cuadras de la salida del metro. Dejamos nuestras valijas en la recepción (eran las 8am) y partimos a caminar con la misma energía que si hubiéramos dormido ocho horas en la mejor de las camas!
No es la primera vez que llegamos a la madrugada, ya que tanto en NY como en Frankfurt fuimos recibidos por el amanecer y mas allá del cansancio, el espíritu viajero siempre prevalece! Tanto es así, que yo venía con una tos de mas de dos meses y “milagrosamente” se me pasó en cuanto arrancamos nuestra travesía sueca 😛
En otro post les contamos sobre el Skansen y sobre el museo del Vasa, pero Estocolmo está lleno de rincones de los mas interesantes. Eso si, para poder explorarlos era importante arrancar con un buen desayuno así que encaramos directo para la zona oeste (donde hay vistas muy hermosas de la zona opuesta a la parte vieja (Gamla Stan). Nos pedimos unos cafés para llevar y unas bollerías. La mía con cardamomo estaba deliciosa.
Era hora de ir hacia el Skansen (en la isla de Djurgarden). Para eso iniciamos una larga caminata en donde pudimos ver con mucho detalle varios rincones de Estocolmo, destacando la arquitectura de la Municipalidad (Stadshus), un edificio de casi 100 años que es considerado el mayor representante del estilo tradicional sueco de arquitectura romántica.
Desde sus jardines destacan las vistas panorámicas de la parte vieja (lugar al que fuimos al día siguiente)

4B0A0008 4B0A0012 4B0A0024 4B0A0031 4B0A0037 4B0A0041 4B0A0044 4B0A0045 4B0A0052 4B0A0053 4B0A0060 4B0A0062 4B0A0065 4B0A0068 4B0A0076 4B0A0081 4B0A0082 4B0A0083 4B0A0086 4B0A0091
Nuevo día en Estocolmo y con las 15 horas de paseo del primer día uno ya se siente parte del lugar, pero todavía había mucho para recorrer.
Llegó el momento de conocer la famosa estación de metro T-Centralen, la cual está considerada una de las mas bellas del mundo por sus pinturas azules que intenta imitar el estilo rupestre pero con un toque moderno.
Tras un corto viaje cruzando la bahía de Riddarfjärden nos encontrábamos en sodermalm. Nuestro primer objetivo era el museo de la fotografía (Fotografiska) para el cual Roxi tenía muchas expectativas, las cuales creo fueron colmadas.
Muchísimos libros interesantes de fotografía para comprar, pero lo mas llamativo del museo fue la exposición del local Anders Petersen, con un estilo muy particular, crudo y chocante por momentos. Un lugar muy recomendado para los amantes de la fotografía. En Amsterdam tuvimos la oportunidad de ir al FOAM, con varias exposiciones de fotografía, pero esta galería está a otro nivel.
El día estaba fresco pero lindo, así que optamos por “desperdiciar” nuestro pase diario del metro y volvimos caminando hasta la parte vieja, mas conocida como Gamla Stan.
Nos internamos en sus pequeñas calles y disfrutamos de la arquitectura antigua (muy al estilo de la municipalidad), visitamos algunas tiendas raras en donde pudimos conseguir algunas cosas muy raras .
La mas destacada es un reloj de estilo gótico medieval que logró sobrevivir al viaje de vuelta (el cual fue igual de largo que a la ida!!)
Ya era de noche y para la vuelta nuevamente optamos por seguir caminando (que mejor forma de conocer y compenetrarse con un lugar no?) y cruzamos caminando la bahía de Riddarfjärden, atravesando el puente del antiguo edificio del parlamento sueco (Riksdag). La bahía es muy hermosa de noche y vale mucho la pena recorrerla y ver sus luces.
Ya nuevamente del otro lado de la bahía recorrimos la calle principal de tiendas (Drottninggatan) en donde nos detuvimos a comprar algunas golosinas sueltas para el postre!
Estocolmo es como todos los lugares de Escandinavia, bello, limpio, tranquilo, con historia y con gente que uno querría tener de vecinos todos los días.
4B0A0246 4B0A0249 4B0A0251 4B0A0257 4B0A0263 4B0A0266 4B0A0280 4B0A0290IMG_3197 4B0A0291 4B0A0297 4B0A0305 4B0A0309IMG_3236 4B0A0316IMG_3220 4B0A0344IMG_3224 IMG_32464B0A0370 4B0A03494B0A0372 4B0A0358 4B0A0379 4B0A0382 4B0A0388 4B0A9985 4B0A9988 4B0A9991 4B0A9994 4B0A9996 IMG_3079 IMG_3093 IMG_3100 IMG_3103 IMG_3109 IMG_3120 🙂 Gaby

Este blog se alimenta de tus comentarios...

comentarios

About the Author:

Fotógrafa apasionada del arte, los viajes, el buen comer, los colores y el surrealismo.
Creando una mirada propia, disfrutando mucho mas estar detrás del lente expresando mi punto de vista sin palabras.

Related Posts

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *