Escapada a los museos marítimos de Oslo

fram barco noruegoAprovechando el Oslo pass decidimos tomar el bus 30 para ir directo a Bygdøy, la zona donde se encuentran todos los museos mas interesantes (visitamos cuatro, de los cuales ya hablamos del museo del pueblo noruego en la entrada anterior).

En el extremo mas cercano a la costa de Bygdøy se encuentran tres museos relacionados con la historia marítima de Noruega. Nosotros tuvimos tiempo de ir a dos.
El primero que entramos fue el museo del buque polar Fram. Al igual que el Vasa en Estocolmo nos encontramos con una embarcación conservada en su totalidad, pero la diferencia en este caso fue que nos pudimos dar el gusto de subir dentro del barco y explorar todos sus camarotes y salas.

La verdad que uno ve las condiciones en que estos aventureros pasaban años en los rincones mas inhóspitos del mundo y se llena de admiración.

El Fram tuvo tres grandes expediciones, dos al polo norte (de 2 y 4 años de duración) y una al polo sur (de 2 años). Ya para 1935 se decidió crear el museo que nos ocupa, para poder conservarlo y perpetuar su historia.

No dejamos rincón sin recorrer, y comentábamos con Roxi que ahí bajo las maderas de la cubierta por momentos se siente la claustrofobia, difícil imaginar no desesperarse encerrado bajo esas maderas en el medio del Ártico.

fram barco noruegofram barco noruegofram barco noruegofram barco noruego

A la salida del museo, aprovechamos para disfrutar de las vistas panorámicas de Oslo. Pero todo un día de museos, la lluvia y el frío ya casi que nos invitaban a volver al hotel.

oslo - fotografia roxirosita oslo - fotografia roxirosita

Casi cuando estábamos por tomar el bus no nos pudimos resistir y viendo que todavía quedaban un rato antes de que cierre, optamos por entrar al museo del Kon-Tiki, y menos mal que así fue.
Siempre decimos que está bueno no volverse loco en los viajes con respecto a los itinerarios que uno planea, pero si se pueden evitar arrepentimientos, mejor!

Thor Heyerdahl fue un jóven biólogo aventurero que en 1947 decidió probar su teoría de que hubo habitantes de América del Sur que llegaron a la Polinesia en precarias balsas con materiales de la época precolombina.
Para demostrar su teoría del poblamiento americano en las islas de Polinesia, decidió embarcarse junto a otros cinco “locos”, cada uno con una especialidad útil para el viaje.
La expedición dispuso de ciertos elementos como una radio, relojes, mapas, sextantes y cuchillos, aunque los mismos no fueron relevantes a la hora de probar que una balsa como la utilizada podía realizar la travesía.

kon tiki Fotos de archivo Kon Tiki zarpando 1947

kon tiki Fotos de archivo Kon Tiki navegación 1947

kon tiki noruega

El viaje a través del Océano pacífico duró 101 arduos días, y para los que quieran verlo con lujo de detalles nada mejor que la película nórdica “Kon-Tiki” de la cual, les dejamos el tráiler.
Para nosotros fue una revelación esta historia, nos quedamos pensando que hubiera sido mejor ver la peli antes de ir. Así que para los que planean ir, ese es el mejor consejo que les podemos dejar.

Igualmente el museo no se terminaba ahí, ya que este hombre, no contento con haber logrado semejante hazaña, en 1970 se lanzó a una nueva aventura: demostrar que los egipcios pudieron cruzar el océano atlántico con la tecnología que contaban durante su apogeo como civilización.
La expedición, llamada Ra II, también se encuentra documentada en el museo, junto con la balsa Ra II conservada y en exposición. Para saber más de esta expedición, se recomienda ver el documental “The Ra Expeditions”, del cual no estoy seguro si hay traducción al español.

kon tiki noruegakon tiki noruega

Porque RA II y no RA I?? Porque la primera embarcación se hundió apenas salieron de Marruecos, por suerte para los navegantes nadie salió herido.
El museo incluye también una colección de objetos culturales que el explorador noruego llevó consigo tras sus investigaciones arqueológicas en la Isla de Pascua, así como una copia de las famosas esculturas conocidas como moái.

Ahora si, ya estaba oscuro, los museos cerrados y era momento de volver a tomar el bus 30 y volver a la zona del hotel, en donde a pesar del cansancio seguimos caminando y paseando un rato mas en vez de volver al hotel. No seremos tan osados como estas figuras históricas, pero la aventura siempre sigue para nosotros también.

*** Gaby ***

Este blog se alimenta de tus comentarios...

comentarios

About the Author:
Fotógrafa apasionada del arte, los viajes, el buen comer, los colores y el surrealismo. Creando una mirada propia, disfrutando mucho mas estar detrás del lente expresando mi punto de vista sin palabras.

Related Posts

2 Comments:

  1. Clau Marzo 22, 2015 Reply

    Espectacular! El Kon-Tiki es increible, aunque todo en esos museos se ve increíble 🙂

    Es fantástico ‘viajar’ con ustedes <3

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *